73 millones de dólares es el daño económico que ha provocado la invasión del castor en Chile

Un reciente estudio realizado en el marco del Proyecto GEF Castor, cuantifica los daños causados por el castor a la producción ganadera y forestal de la Patagonia. Además, por primera vez se estiman pérdidas económicas relacionadas a la biodiversidad y la captura de carbono, en sintonía con el compromiso del país para enfrentar el cambio climático establecido en la NDC 2020.

Las invasiones biológicas avanzan sin esperar, para ellas no existen pandemias ni cuarentena. Es el caso del castor, especie exótica invasora presente en la Patagonia, que en más de 70 años se ha expandido por el territorio provocando serios daños a la biodiversidad. Por este motivo, uno de los principales objetivos que se propuso el Proyecto GEF Castor, apoyado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Ministerio del Medio Ambiente, fue realizar una valoración económica y sociocultural de estos daños, impactos, y posibles beneficios que la sociedad puede estar percibiendo de la acción del castor. El estudio, realizado por la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, arrojó que desde que el castor fue introducido en Tierra del Fuego en 1946, su impacto en Chile asciende al menos a USD 73 millones, equivalente a más de 54 mil millones de pesos.

“Las especies exóticas invasoras (EEI) han sido tradicionalmente estudiadas desde el punto de vista de las ciencias biológicas. Sin embargo, con miras a buscar soluciones, se hace fundamental contar con una adecuada apreciación de los alcances ambientales y económicos que provocan, y la percepción social y cultural que generan, de manera de evaluar desde todas las aristas las acciones que el Estado y las comunidades afectadas emprendan”, señala Javier Naranjo, Subsecretario de Medio Ambiente.

Así también lo indica Eve Crowley, representante de FAO en Chile: “Las EEI son la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el planeta y rompen el ciclo natural de los ecosistemas, los que son indispensables para garantizar los sistemas de la vida humana. Cuando ellos se ven alterados, afectan todo un equilibrio que garantiza el bienestar de las personas, por lo que una valoración del impacto del castor es una herramienta indispensable para definir la mejor forma de enfrentar el problema”.

El estudio complementa la investigación realizada el año 2017 por el mismo equipo de la Universidad de Chile, en donde fueron abordados los costos de siete EEI presentes en el país, entre ellas el castor, una estimación preliminar de impacto económico. “En esta ocasión, se buscó refinar esos datos en terreno y contar con la arista sociocultural, estimando el impacto no solo desde una lógica monetaria, sino también desde las visiones, valores, actitudes y conocimiento de los actores locales para enfrentar la invasión del castor”, explica Charif Tala, director nacional del Proyecto GEF Castor.

Impactos ambientales y económicos

La investigación estableció, en primer lugar, la extensión del daño causado por el castor con el uso de imágenes satelitales y su posterior corroboración en terreno. De este modo, de un área de estudio de 77.687 hectáreas, 27.167 hectáreas presentaron impacto directo por la invasión de castor, ubicadas principalmente al sur de la Isla de Tierra del Fuego. La mayor superficie afectada (45,8%) corresponde a bosques en su mayoría del género Nothofagus, seguido por represas ubicadas en turberas y humedales (34,7%).

El estudio utilizó el enfoque de “servicios ecosistémicos”, es decir, las contribuciones directas o indirectas de la zona estudiada al bienestar humano, de tal forma de determinar cómo el castor impacta estas contribuciones. En este contexto, un aspecto no abordado en estudios anteriores, y en sintonía con el compromiso del país para enfrentar el cambio climático establecido en la actualización 2020 de la Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC por sus siglas en inglés ), es la pérdida en términos de captura de carbono. “Los bosques, turberas y humedales de Tierra del Fuego son ecosistemas valiosísimos para lograr el objetivo global de mitigar los efectos del cambio climático. La capacidad del castor de destruir estos ecosistemas ha provocado pérdidas en la capacidad de capturar carbono que ascienden como mínimo a USD 624 mil”, explica la directora del estudio y académica de la Universidad de Chile, Claudia Cerda. De no hacer nada con la invasión del castor, en 20 años se podrían perder, además, USD 4,8 millones, sólo en captura de carbono.

Tampoco se había estudiado hasta ahora la pérdida que provoca el castor sobre la biodiversidad, de gran importancia para comprender los alcances de la invasión. “En este aspecto, y utilizando un enfoque conservador, el estudio concluyó que se han acumulado pérdidas a la biodiversidad equivalentes a USD 6,6 millones como mínimo en áreas dedicadas a protección y conservación”, agrega Claudia Cerda. Esto significa, pérdida de conservación de bosques y capacidad de hábitat para que diversas especies se reproduzcan y continúen evolucionando, manteniendo así un apropiado funcionamiento ecológico.

Al desglosar el resto de los datos entregados, se observa que de los USD 73 millones, el mayor impacto lo recibe la producción de madera (82,6%), sector que ha perdido más de USD 60,3 millones, considerando la potencialidad del bosque para producir madera para mueblería, construcción y otros artículos.

Las pérdidas a la actividad agropecuaria alcanzan los USD 1,5 millones, provocados por la disminución de zonas de pastoreo producto de las inundaciones generadas por las represas que construye el castor, es decir, pérdidas sobre la producción de lana y carne.

La problemática del castor ha sido abordada en el país por instituciones públicas y privadas durante años. Según el estudio, el Estado, así como el Global Environment Facility (GEF), han destinado USD 3,9 millones en investigación y gestión de la especie, “recursos que podrían ser utilizados para otros problemas si el castor no estuviera presente en Chile”, indica la experta. Al respecto, Charif Tala destaca la necesidad de abordar la problemática “con mayor financiamiento y apoyo desde el sector privado”.

Información en cifras:

 


Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter