Guardaparques de Laguna Parrillar se capacitan en sistema de monitereo y alerta temprana del castor

28/12/2021
  • El objetivo es fortalecer el trabajo de control de la especie invasora que CONAF ejecuta en esta Reserva Nacional, lo que resulta fundamental para evitar los impactos al ecosistema que genera la especie, además de proteger la reserva de agua potable de Punta Arenas.

Intenso y laborioso es el esfuerzo que el equipo de guardaparques de la Reserva Nacional Laguna Parrillar realiza constantemente para proteger este extenso territorio, que suele ser visitado por los puntarenenses en forma recreativa, pero que cumple un importante rol para la preservación de un ecosistema que alberga especies en diferentes categorías de conservación, como el huemul, el carpintero negro, el coipo y el huillín.

En este lugar, una de las principales preocupaciones de Conaf es el control del castor, especie invasora que, luego de ser introducida en la isla de Tierra del Fuego en 1945, colonizó todo el archipiélago fueguino para cruzar posteriormente el estrecho de Magallanes. El primer registro de castor en la reserva Laguna Parrillar es de 1994, constituyéndose en un motivo de preocupación por la amenaza que representa, tanto para los bosques ribereños, como para las zonas de turberas.

Actualmente, el trabajo de control del castor que ejecutan los guardaparques en la reserva, se basa en un programa anual de monitoreo, que se realiz

a gracias a 60 cámaras trampa y la constante revisión de los puntos en los cuales se ha detectado presencia de este roedor. Considerando que la reserva tiene más de 18 mil hectáreas, se trata de un trabajo arduo, cuya efectividad debe ser potenciada para asegurar la erradicación de la especie de esta área protegida.

“Esta es la reserva de agua de Punta Arenas y es muy riesgoso que el castor esté depredando los bosques ribereños de reservas de agua”, subraya Miguel Lopetegui, guardarparques de Laguna Parrillar, quien pone el acento en el rol que la laguna cumple como respaldo del sistema de agua potable de la capital magallánica. “Cada vez que el castor se acerca a zonas pobladas, habrá un riesgo a la salud de las personas por la sedimentación del agua y por la acumulación de residuos”, explica.

Erradicar el castor de la reserva es además un objetivo estratégico para evitar que esta especie expanda su presencia hacia el norte, amenazando el patrimonio ambiental de Magallanes. “Hasta ahora sabemos que lo más al norte que están los castores es en el río Hollemberg, es decir a 50 km de Puerto Natales, lo que es un rango de distribución muy amplio” acota Lopetegui.

Es por esto que el equipo del proyecto GEF Castor se trasladó a la reserva para trabajar con el equipo de guardarparques en la planificación de futuras acciones de control del castor, y capacitarlos en el uso del Sistema de Información y Alerta Temprana (SIAT), plataforma que permitirá orientar las acciones de gestión de la especie.

El SIAT consiste en un sistema de información geográfica en el que se mapearon los puntos de presencia histórica del castor en la región de Magallanes, y sobre eso se agregaron capas de información, como la topografía, la presencia de zonas de drenaje, la forma y sinuosidad de los cursos de agua, y la pendiente, más una serie de variables climáticas y de tipos de vegetación”, explicó Alejandro Kusch, asesor técnico del proyecto GEF Castor. Son cerca de 29 variables, cuyo análisis permite estimar dónde están los núcleos de presencia de castor y cuáles son las rutas posibles de invasión. “Esta información es importante para el manejo a largo plazo, de manera de definir los frentes de ataque, y conocer las zonas prioritarias en las cuáles concentrar los esfuerzos y los recursos”, añadió.

Lopetegui valoró el aporte del SIAT al trabajo de control del castor en Magallanes. “Todo lo que tiene que ver con desarrollar acciones para detener el avance del castor es positivo. El SIAT agrega tecnología a lo que venimos haciendo y nos da una mirada a largo plazo”, indicó.

El Proyecto “Fortalecimiento y desarrollo de instrumentos para el manejo, prevención y control del castor (Castor canadensis), una especie exótica invasora en la Patagonia chilena”, conocido como GEF Castor, es ejecutado por el Ministerio de Medio Ambiente y financiado por el Global Environment Facility (GEF), a través de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Socios estratégicos, y co-ejecutores de este proyecto son el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y la ONG Wildlife Conservation Society (WCS).


Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter