“Hemos presenciado cómo el castor modifica rápidamente el paisaje de los fiordos australes”

Fiordos de Tierra del Fuego. Fotografía: Crucero Australis.

“Tratábamos de romper las castoreras (…), y a la semana siguiente las veíamos totalmente reconstruidas. Los castores se han apropiado totalmente del lugar”, afirma Susana Mendoza, jefa de operaciones de Expedición de Cruceros Australis. Con 15 años de experiencia recorriendo unos de los puntos más remotos de la Patagonia, los guías de cruceros han sido testigo de los devastadores efectos de la invasión del castor, por lo serán activos participantes en el monitoreo en terreno de la especie.

Recorriendo desde 1990 algunos de los rincones más inaccesibles de la Patagonia, la compañía Cruceros Australis ha acumulado una experiencia y conocimientos invaluables acerca del patrimonio natural de la zona más austral del continente americano. El equipo de guías de expedición que lidera cada navegación está conformado por personas con una exigente preparación en aspectos como glaciología, geología, biología e historia. Desde 2004, Susana Mendozaforma parte del equipo que entre septiembre y abril de cada año se embarcan para transmitir la pasión que sienten por los parajes de la Patagonia en su estado natural. En sus inicios fue guía, y hoy se desempeña como jefe del departamento de Operaciones de Expedición de la compañía.

Susana Mendoza, jefa de operaciones de Expedición de Cruceros Australis.

En 15 años, Susana ha logrado un conocimiento profundo de la ruta de las naves Stella Australis y Ventus Australis, que une Punta Arenas (Chile) con Ushuaia (Argentina). “Son barcos pequeños, que llegan donde otras naves no pueden ingresar, que recorren el seno Almirantazgo, el canal Beagle y los fiordos que componen este proyecto: lugares donde no hay ninguna infraestructura humana y en muchos casos, donde nadie más llega”, relata Susana. Y aunque la presencia humana es escasa, la que sí es abundante y activa es la del castor.

“Los dos puntos más llamativos en cuanto al impacto del castor son Bahía Wulaia en isla Navarino, y Bahía Ainsworth en Seno Almirantazgo”, explica Susana. En Navarino, la presencia de esta especie exótica invasora llegó a ser tan masiva que era posible, tras unos pocos minutos de espera, observarlos comer y construir sus refugios. “En bahía Ainsworth, en un principio tratábamos de romper las castoreras para dejar fluir el agua y evitar inundaciones, y a la semana siguiente veíamos las castoreras totalmente reconstruidas. Se han apropiado totalmente del lugar”, relata.

Por ello, la labor educativa que desarrollan los guías es fundamental. Ad portas del inicio de la temporada, la totalidad del equipo de guías de expedición fue capacitada por los profesionales del Proyecto GEF Castor, a fin de comprender la importancia de desarrollar estrategias para controlar la invasión del castor en la isla de Tierra del Fuego, y contener su expansión en la zona continental de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena. “El castor pasó a ser casi un atractivo para el pasajero, y hemos tratado de manejarlo asumiendo que es una realidad, pero explicando que se trata de fauna exótica que está modificando muy rápidamente el paisaje de los fiordos australes”, subraya Susana.

Desembarco en Cabo de Hornos. Fotografía: Cruceros Australis.

En la capacitación, Felipe Guerra, biólogo y coordinador nacional del Proyecto GEF Castor, y Jonathan Lara, veterinario y asesor técnico, pusieron el acento tanto en la actualización de conocimientos, como en la invaluable colaboración que los profesionales de Cruceros Australis pueden aportar como monitores en terreno. De este modo, enseñaron cómo reconocer al castor y diferenciarlo claramente de otras especies nativas. También, cómo conocer indicios de la presencia del castor en un determinado territorio, aun cuando no sea posible ver un espécimen en forma directa.

“Próximamente, los guías de los cruceros podrán ingresar esta información al Sistema Coordinado de Información, Monitoreo y Alerta Temprana (SCIAT), plataforma que integrará toda la información existente sobre el castor al monitorear los territorios específicos donde está o podría estar presente, con el fin de prevenir su dispersión y establecer los mejores mecanismos para responder ante eventuales registros”, explicó Jonathan Lara.

Respecto al compromiso adquirido por Cruceros Australis con el Proyecto GEF Castor, Susana afirma: “Para nosotros es muy interesante el participar activamente en diferentes tipos de monitoreo. Lo que nosotros vemos al pasar día a día por esos lugares puede ser un aporte para mejorar el conocimiento. Sabemos que los investigadores no pueden llegar a esos lugares porque es caro y la logística es complicada, por eso estamos siempre dispuestos a colaborar”.


Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter