Proyecto GEF Castor participa en jornada medioambiental para educadoras de párvulos

Educadoras de JUNJI e INTEGRA fueron capacitadas sobre Educación Ambiental, en un taller organizado por la Seremi de Medio Ambiente de la Región de Magallanes. Durante el encuentro, conocieron el daño que provoca la invasión del castor y recibieron el juego El Tesoro de la Patagonia para que sea utilizado como material educativo en aulas, con niños y niñas de la primera infancia.

Una instancia de reflexión y de análisis de experiencias educativas fue la que se vivió en Punta Arenas en el marco de la “Capacitación Nacional Educación Ambiental para la sustentabilidad en Educación Parvularia 2019 -2021”. El taller fue organizado por la Secretaría Regional del Ministerio de Medio Ambiente, La Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) y la Fundación Integra, y contó con la participación especial del Proyecto GEF Castor.

El encuentro desarrollado en Punta Arenas forma parte de un trabajo de largo aliento que el Ministerio del Medio Ambiente viene desarrollando desde 2015 en conjunto con la JUNJI, y a la cual se sumó en 2018 la Fundación Integra. El propósito del Plan de Capacitación 2019-2021 es sistematizar el trabajo pedagógico que se realiza en torno a la temática medioambiental, generando una visión común relativa a los objetivos, metodologías y valores de la educación ambiental.

Tras la exposición del jefe del Departamento de Educación Ambiental del Ministerio del Medio Ambiente, Roberto González, los jardines infantiles de JUNJI e Integra pasaron a compartir las experiencias exitosas que han desarrollado en sus establecimientos para fomentar la conciencia medioambiental en los pre escolares.

El broche de la jornada fue la participación del Proyecto GEF Castor, ejecutado por el Ministerio de Medio Ambiente y financiado por el Global Enviroment Facility (GEF), a través de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).“Es fundamental que la comunidad entienda que el castor es una especie exótica invasora que no pertenece a los ecosistemas de la Patagonia y que su acción causa un daño difícil de reparar”, señaló Jonathan Lara, asesor técnico del Proyecto, quien dio a conocer cómo la especie fue introducida en Tierra del Fuego a fines de la década del 40, expandiéndose en forma tan explosiva que hoy se encuentra presente en toda la isla fueguina, además de las islas Navarino, Dawson y, tras atravesar el Estrecho de Magallanes, en la Península de Brünswick. “Comenzar a crear conciencia sobre estas problemáticas desde la niñez, es imprescindible”, resaltó Jonathan Lara.

Para apoyar el trabajo en el aula, las educadoras recibieron el juego El Tesoro de la Patagonia, herramienta que fue diseñada especialmente para fomentar en los niños la valoración de la biodiversidad de los ecosistemas australes, entendiendo de qué manera la invasión del castor amenaza este patrimonio natural. “Es un material valioso. Este tipo de prácticas debería ser más generalizada, con múltiples temas que son relevantes para el contexto y el ambiente del niño en su entorno. Es la forma efectiva de generar aprendizaje”, destacó Roberto González. Así también lo señaló María Belén Barrientos, educadora del Jardín Infantil Villa Las Nieves de JUNJI:“Nos parece una buena iniciativa. Es un tema que se debe tratar de trabajar más, ya que a los párvulos les gusta el cuidado de los animales. El castor es una especie invasora que está dañando el ecosistema: nuestro trabajo, entonces, será enfocarnos en cómo cuidar la biodiversidad y aquello que está peligro. Además, nos interesa trabajar con la familia, de manera que el aprendizaje vaya más allá de los párvulos, que involucre a los padres y hermanos también”, añadió.

Por su parte, María Olvido Bahamóndez, del Programa Educativo para la Familia Modalidad Comunicacional de la JUNJI, quien realiza un trabajo centrado en familias que viven lejos de centros educativos, contó que ha sido testigo de los impactos del castor: “Por mi quehacer educativo debo trasladarme a distintos lugares de la región y la invasión del castor es una realidad observable en otras comunas”.

El juego de tablero El Tesoro de la Patagonia es una de las herramientas educativas que el Proyecto GEF Castor ha desarrollado como parte de su programa de Educación Ambiental, a través del cual busca posicionar la problemática del castor en jardines infantiles y colegios. Actualmente, el equipo trabaja en otros productos educativos, como cuadernos, juegos de realidad virtual y aumentada, entre otros, que serán entregados en la Región de Magallanes en los próximos meses.

El Proyecto GEF Castor es ejecutado por el Ministerio de Medio Ambiente y financiado por el Global Enviroment Facility (GEF), a través de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Sus socios principales son el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y la ONG WIldlife Conservation Society (WCS).


Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter